“Somos lo que comemos”, es una frase que se utiliza mucho últimamente, pero en realidad sería mejor decir que estamos según lo que comemos. Esto se debe a que gran cantidad de alimentos nos aportan un determinado tipo de sustancias que al interactuar con otras nos van a provocar diferentes estados de ánimo.
Estas sustancias u hormonas de la felicidad van a producir, en nosotros, una sensación de bienestar que nos ayudará a funcionar en la vida con otra cara: más positivos, con mejor humor, mejor bienestar físico, etc…, en definitiva nos hacen ver la vida con BUEN TALANTE